Biografías : Delmira Agustini



Delmira Agustini es, por todo, y a nuestro juicio, la más grande de todas las poetisas uruguayas y una de las más notables del mundo, solo María Eugenia Vaz Ferreira, en su genialidad poética y sobrenatural puede igualarse con este genio de las letras modernistas, ambas fueron contemporáneas y muy amigas.

"La nena", como se la conocía a Delmira en el entorno familiar, nació en Montevideo (Uruguay)  un día lluvioso y de tormenta del 24 de octubre de 1886, y por esas casualidades o causalidades del destino fue asesinada por su ex-marido  un invierno frío y lluvioso del día 6 de julio de 1914, contaba tan solo con 27 años, tres meses faltaban para que cumpliera 28 años. 

Su madre fue  María Murtfeld Triaca (Argentina) y su padre Santiago Agustini (Uruguayo) además contaba con un hermano llamado Antonio que era mayor que ella. 

Delmira Agustini en su niñez
Fue desde muy pequeña una niña precoz y con tintes de una posible superdotación intelectual : A los 10 años ya escribía versos, a parte de terminar estudios de piano, de francés y de pintura, esta última la llevó a pintar hermosos y muy logrados cuadros, escribió también algunos poemas en francés, y sabemos además por "Ante el cadáver de la poetisa " (una crónica hecha por el periodista VICENTE A. SALAVERRI, en el velorio de Delmira, el cual se publicó en el libro póstumo "El rosario de Eros") que todas las noches Delmira Agustini tocaba en el piano "Nocturno" de Chopin.

No concurrió a ninguna escuela, su madre la educó en su casa en las materias necesarias : historia, literatura, modales, religión, y todo lo que debía saber una señorita del Montevideo de 1900, con aires franceses de Europa. A esta educación la complementó con maestros particulares.

Publicó sus primeros versos en la revista "La alborada" y luego en "Apolo", cuyo director era el poeta Manuel Pérez y Curtis. Según el libro póstumo "Los Astros Del Abismo" el primer poema que publicó Delmira Agustini se llamaba "¡Poesía!", aquí se los compartimos: 

 ¡POESÍA!

¡Poesía inmortal, cantarte anhelo!
¡Mas mil esfuerzos he de hacer en vano!
¿Acaso puede al esplendente cielo
Subir altivo el infeliz gusano?


Tú eres la sirena misteriosa
Que atrae con su voz al navegante,
¡Eres la estrella blanca y luminosa!
¡El torrente espumoso y palpitante!


Eres la brisa perfumada y suave
Que juguetea en el vergel florido,
¡Eres la inquieta y trinadora ave
Que en el verde naranjo cuelga el nido!


Eres la onda de imperial grandeza
Que altiva rueda vomitando espuma,
¡Eres el cisne de sin par belleza
Que surca el lodo sin manchar su pluma!


Eres la flor que al despuntar la aurora
Entreabre el cáliz de perfume lleno,
¡Una perla blanquísima que mora
Del mar del alma en el profundo seno!


¿Y yo quién soy, que en mi delirio anhelo
Alzar mi voz para ensalzar tus galas?
¡Un gusano que anhela ir hasta el cielo!
¡Que pretende volar sin tener alas!



Poema fechado en 27 de septiembre de 1902.


Para Delmira su gran maestro, era el cuentista y poeta uruguayo Oracio Quiroga, famoso por cuentos de terror como, "El almohadón de plumas"  o "La gallina degollada".



En 1907 publica su primer poemario "El Libro Blanco", más adelante, en 1910, "Cantos de la mañana", y su último libro en 1913 "Los cálices vacíos", un año antes de su trágico final.


Sin recurrir a la vulgaridad, y sin apoyarse jamás en escritores masculinos, Delmira le cantó como jamás una mujer lo había hecho al deseo y la sexualidad, sus poemas son exquisitas piezas metafóricas llenas de  sensualidad, que llevan al sexo y al amor  a un plano tan sagrado y eterno que sólo pueden alcanzar las almas desencarnadas.

Acusar a Delmira, de ser una poetisa erótica desde el sentido vulgar, es realmente una ignorancia tan grande que ni siquiera a los dementes se le puede perdonar. 
Delmira Agustini junto a su madre Doña María

 De ojos claros, de cabello rubio que al parecer se le fue oscureciendo al pasar los años, inteligente, culta, educada, cortés y muy simpática, pretendientes no le faltaron, sin embargo, a Delmira se le conocen solo dos novios : un periodista que nació en la ciudad de Minas, en el departamento de Lavalleja, llamado Amancio D. Sollers, con el cual llegó a comprometerse, pero quedó en eso, seguramente lo conoció en los viajes que hacía Delmira con su madre a la ciudad de Minas, debido al tratamiento que recibía Doña María, en el hospital de Don Luis Curbelo Baez. El otro, Enrique Job Reyes, un rematador nacido en Florida, con el cual estuvo de novia cinco años, hasta que deciden casarse. El matrimonio dura 58 días, Delmira regresa desesperada a la casa de sus padres diciendo solamente : "Mamita, estoy harta de tanta vulgaridad " inmediatamente inicia los trámites de divorcio, siendo de los primeros en concederse por la sola voluntad de la mujer. 


 
Foto de la boda de Delmira Agustini, en la que se ven los novios y una Delmira no muy alegre. Debajo a la derecha se puede observar la misma imagen pero recortada por la madre de Delmira luego de la tragedia. Doña María, recortó de la imagen a Reyes y a todos sus familiares.


Delmira da a entender en algunas de sus correspondencias, que podría haber estado enamorada del escritor argentino Manuel Ugarte. Por lo demás, tantos amanes que da a entender su obra que tenía, si realmente existieron, vivieron sólo en sus versos. 

Delmira Agustini en el Parque Giot (actual parque "de la francesa") en Montevideo
Sabemos también, que su padre era fanático de la fotografía, a esto se debe que tengamos tantas fotos de Delmira Agustini, tal vez halla sido la poetisa más fotografiada de su época, no estoy de acuerdo con que esta actitud del padre, sea producto de una "obsesión con su hija " como plantean algunos, simplemente veo a un hombre fanático de la fotografía, que tiene una cámara muy difícil de adquirir en aquellos años, y a una hija que se prestaba a los gustos de su padre, como su padre se prestaba a los gustos de su hija, incluso hasta le transcribía sus poemas para que fueran legibles para la editorial, ya que la letra de Delmira y sus borrones y escritura desordenada, son hasta hoy de interpretación muy compleja. 
En la actualidad, las personas tenemos  acceso mucho más simple y económico a una cámara y vivimos sacando fotos hasta a la comida que comemos, y no veo que sea una enfermedad o una obsesión.


Delmira Agustini fotografiada por su padre Santiago.
Luego de divorciarse de su marido, continúa viéndose con él como amante, en la pieza que alquilaba Reyes en una pensión, situada en la calle  Andes 1206 casi Canelones y que había decorado con imágenes de Delmira, y cuadros pintados por la misma poetisa, esto nos muestra claramente una desmedida obsesión por su ex-esposa.
Un invierno frío y de lluvia del 6 de Julio del año 1914, y en una de las visitas secretas de Delmira, que se llevaban a cavo todos los jueves y domingos, los "días de novio"  a las 4 de la tarde, Delmira atravesó el zaguán de la pensión y se dirigió a la habitación de Reyes, este como siempre hacía, cerró luego la puerta con llave, unos minutos después, se escucharon cuatro disparos de un arma smith & wesson calibre 38 corto (armas que cargan al tope 5 disparos), llegada la policía al lugar, estaba el cuerpo de Delmira ya sin vida, y el de Reyes que luego de dispararse en la cabeza seguía vivo falleciendo luego en el hospital Maciel dos horas después. 

Hasta el día de hoy se nos vuelve muy complejo el comprender por qué, luego de divorciarse, Delmira decidió transformar a su antiguo marido en amante, de todas formas e independientemente de lo que se conjeture, es sabido que Reyes la acosaba luego del divorcio, le golpeaba las persianas de las ventanas de su casa y la esperaba en la esquina, incluso existe una llamativa carta en la que Reyes amenaza a Delmira con contar sobre un consejo que los padres de la poetisa le dieron para que no la embarazara, según él, era algo que María y Santiago practicaban (sexualmente) y que definió como "repugnante" y que lo contaría a la alta sociedad si la familia Agustini lo seguía "ensuciando" socialmente, acusándolo de "golpeador", y "violento" . No hay documentos que nos permitan saber cual era el secreto, se lo llevó a la tumba como lo había prometido, aunque sí podemos afirmar con cierto margen de probabilidad por lo que se explica en la carta, que se trata de algo relacionado con una práctica sexual.
¿Acaso estas amenazas tuvieron qué ver con la decisión de Delmira de transformarse en amante? Da para pensar... . 
En esa misma carta, Reyes amenaza a Delmira con "lavar la mancha arrojada sobre mi honor, con la sangre inocente de nuestras vidas" y además culpa a la madre de la poetisa de la separación : "Y si ella (Doña María) llegara a manchar mi nombre en lo más mínimo sabré lavar la mancha con sangre, sangre que irá a salpicar el alma perversa de la autora de nuestra desgracia.  Y el remordimiento la acompañará mientras viva y la perseguirá donde quiera que se refugie, como el ojo de Caín, será el castigo de su obra". Con estas impactantes palabras, Reyes deja clara su intención de matar a su ex-esposa y luego quitarse la vida. 
Luego de la tragedia, se encontrará en un cajón de la mesa de luz de Reyes una carta dirigida a un amigo llamado Germán, en el que claramente habla de quitarse la vida, pero no menciona en ninguna parte el hecho de matar a Delmira : "Adiós y perdone la pena que le causo con mi trágico fin.  Crea que lo aprecia sinceramente su fiel amigo. Enrique Job Reyes, junio de 1914". Esta carta, sin embargo, nunca llegaría a destino, tal vez Reyes no la envió luego de enterarse que su amigo "Germán", había atestiguado en su contra durante el proceso de divorcio.  


La revista "Caras y Caretas" de Buenos Aires, publicaría en 1914 una crónica sobre la tragedia y agregaría las imágenes policiales que creo ya todos hemos visto, que muestran a Delmira tendida en el suelo sobre una alfombra y a Reyes siendo atendido por un médico sobre la cama y con la cabeza vendada, sin embargo, son pocos, los que citan el texto de la crónica que plantea algo que nunca habíamos puesto en consideración : "Allí  tuvieron lugar diversas entrevistas de los esposos, que fueron menudeando hasta ser diarias. Últimamente, producida  la sentencia de divorcio, habían proyectado alejarse de Montevideo para reanudar una vida en los coloquios de su amor. No obstante, Reyes desconfiaba de Delmira, y la noche antes de la tragedia vio  que aquella hablaba con otro hombre por el balcón. Después, ocurrió  el triste drama que si el esposo tenía concebido, precipitó aquel detalle. Y al final de una entrevista, Reyes dio muerte a Delmira, descerrajándole dos tiros de revólver, y luego matándose él."

Presten atención : "habían proyectado alejarse de Montevideo para reanudar una vida en los coloquios de su amor. No obstante, Reyes desconfiaba de Delmira, y la noche antes de la tragedia vio  que aquella hablaba con otro hombre por el balcón", si esto que escribe en su crónica "Caras y Caretas", fuera de verdad cierto, y no un falso dato brindado por alguien (ya sea familiar o no de Delmira) para calmar las conjeturas inmediatas en el momento de la tragedia, de verdad que cambiaría varios aspectos de lo que suponemos de la muerte de Delmira, ¿tendría Reyes como posibilidad matar a Delmira y luego suicidarse, pero solo era una posibilidad no una acción con día y hora ? ¿acaso lo que Reyes vio, desencadenó la tragedia inmediatamente? .... son muchas las preguntas que surgen. 

El arma homicida, en una exposición de pertenencias de Delmira Agustini. La imagen fue congelada de un Video de youtube .

Oficialmente, muchas son las hipótesis que se han manejado, tratando de explicar el trágico desenlace de la poetisa, las teorías van, desde un homicidio y posterior suicidio, hasta un suicidio acordado. En el primer caso, Reyes se sintió herido luego del divorcio, y decidió matar a su mujer y luego suicidarse. En el segundo caso, ambos acordaron la muerte (hipótesis con la que personalmente no concuerdo). 
 
Sobre los tiros, uno de los cuatro fue una bala perdida, que impactó en la pared atravesando uno de los cuadros que la misma Delmira había pintado y que Reyes tenía en su cuarto, dos impactaron o en la cabeza de Delmira, o en su espalda, estas son las teorías que circulan, mientras que el último tiro se lo auto efectuó Reyes en su afán por suicidarse. Aunque la teoría que más se considera es la de los impactos en la cabeza y no en la espalda, y aunque parezca mentira, el parte de autopsia de Delmira no existe (está arrancado del libro de archivo, o desaparecido, algo que es sospechoso), por lo cual, no tenemos forma de comprobarlo definitivamente con un documento oficial, aunque todo apunta a que fueron dos disparos en la cabeza. La forma en que fueron ejecutados estos disparos, sigue aún siendo controvertida.


Delmira Agustini leyendo en un banco del Parque Giot.

Tal vez nunca sepamos lo que en realidad ocurrió en esa habitación de Andes 1206, aspirar a una teoría que articule todas las pruebas, es sólo con lo que podemos soñar.

Lo cierto es que el canto poético de esta monumental escritora, trasciende el tiempo y el espacio y se vuelve eterno, ella sabía muy bien, que ni la vida, ni la muerte, ni el amor, podrían jamás matarla. 

En el suelo de la calle, que hace más de 100 años se humedeció para siempre, se ha colocado una placa en honor a Delmira Agustini y en memoria de todas las víctimas de violencia doméstica. Junto a la placa también se plantó un rosal.

La placa homenaje en la calle Andes 1206 (Montevideo)

La Biblioteca Nacional De Uruguay, gracias a un proyecto de Carina Blixen, digitalizó los cinco cuadernos que posee el archivo Delmira agustini, de sus manuscritos originales, de verdad una maravillosa iniciativa que no puedes dejar de ver . 
Los cinco cuadernos de Delmira online 

Además de esto la Biblioteca Nacional de Uruguay ha publicado en formato electrónico, los siguientes análisis y catálogos sobre Delmira Agustini : 

Delmira Agustini en sus papeles 
Catálogo de pinturas de Delmira Agustini
Guía de archivo de la colección Delmira Agustini

El músico uruguayo Garo Arakelian, escribió una canción para Delmira Agustini, titulada Andes 1206 .

En el año 2013 el periodista uruguayo Diego Fischer escribió un libro sobre Delmira Agustini, titulado "Serás mía o de Nadie, La Verdadera Muerte de Delmira Agustini", en esta obra, Fischer intenta aclarar los misterios de la vida y principalmente de la muerte de esta poetisa. Se trata de una biografía novelada (NO una investigación) que puedes consultar en nuestra crítica sobre este libro .

En el año 2014, la escritora y maestra uruguaya Yaraví Roig, publicó su libro "Delmira, el cisne rojo", en el que cuenta como nadie la vida de esta poetisa, desde el análisis de sus poemas y su correspondencia, y valiéndose del género de biografía novelada, por lo cual no debe ser tomado como una investigación, sin embargo es una extraordinaria biografía novelada. Puedes consultar nuestra crítica sobre este libro.

Creemos que la mejor forma de recordar esta magnífica poetisa es por medio de sus  versos, por lo cual deseo gótico ha seleccionado los mejores poemas de Delmira: 

Lo inefable
El Intruso
El nudo
El vampiro
Desde lejos
Amor
Ceguera
Exegesis
Explosión
Sobre una tumba cándida
Tu amor
El cisne 
Nocturno 
El Dios duerme 
De elegías dulces
Mi oración
Nocturno hivernal 
Mi musa tomó un día... 
Rebelión